Una sonrisa no cuesta nada, pero vale mucho

13/05/2019

ANTES DEL 22 DE DICIEMBRE DE 2000

Soy Elena Pérez Busto, nací el 18 de mayo de 1972.

Antes de mi accidente de coche era una persona con una vida plena y satisfactoria (estudios, trabajo, amistades, etc).

22 DE DICIEMGRE DE 2000

El día 22 de Diciembre de 2000, viajando como copiloto en un coche sufrí un accidente de trafico muy grave.

DESPUES DEL 22 DE DICIEMBRE DE 2000

Estuve un mes en coma. Al despertar era incapaz de recordar, andar ni hablar; volví a nacer con 28 años y una mente dormida e inconsciente de cuando despertaría y cuanto podía mejorar.

El rastro que deja un daño cerebral grave es profundo con miles de gravísimas secuelas; en mí caso borró toda mi vida anterior: los recuerdos, mis capacidades para desarrollar las funciones básicas... etc... En la recuperación necesitas años y mucha ayuda de psicólogos, logopedas, fisioterapeutas…

No es una meta sino el camino para el cual transcurre la totalidad de una vida. Un camino de constancia, voluntad y empuje una y otra vez, día tras día y mucho aguante con cariño de los tuyos. Agradezco la fortaleza de tener una familia que me ha ayudado.

Se necesita mucho tiempo y esperanza para regenerarse y levantarse de nuevo. Que asombrosa capacidad de nuestro cuerpo y mente. El mejor de los médicos o terapeutas no tiene nada que hacer con un ser humano que ha perdido la ilusión por la vida.

El origen y motor del proceso de recuperación parte de nosotros mismos. Después del accidente no espero ser la misma. Trabajo todo lo que puedo para mejorar mis capacidades físicas y mentales, pero yo sé que nunca seré la misma de antes.

Se que tengo que vivir el momento y seguir trabajando día a día. Acepto lo que soy. Una persona que he afrontado mis secuelas para conseguir una vida plena.

Mi historia es poco común pero tristemente más común de lo que me gustaría. ESPERO QUE MIS PALABRAS LE PUEDEN AYUDAR Y DAR FUERZA A ALQUIEN QUE SE ENCUETRE EN UNA SITUACIÓN SIMILAR.

Separator